Skip to content

The Story Behind PopIt

Qué es el falso autónomo | Definición y problemática

Falso autónomo, un término cada vez más extendido en el ambiente laboral y del que las empresas huyen porque conocen la ilegalidad de esta figura. Efectivamente, el falso autónomo es una figura que no legal.

Muchas empresas «contratan» empleados bajo contratos mercantiles infringiendo sutilmente la definición del régimen de autónomos: «persona física que realiza una actividad por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona…» Podemos consultar la definición completa y toda la información sobre autónomos en Estatuto del Trabajador Autónomo.

¿Qué significa esto? Significa que el autónomo no puede trabajar para otra empresa, ya que basa su actividad económica en un trabajo propio, asumiendo riesgos y sin una remuneración fija.

Sin embargo, el trabajador por cuenta ajena es otra figura muy diferente a la que acabamos de citar. El trabajador por cuenta ajena se relaciona directamente con la figura del falso autónomo, sino fíjense en la definición que da el Estatuto de Trabajadores sobre esta figura: «persona física que realiza una actividad retribuida por cuenta y bajo dependencia ajenas…» Esta figura no realiza una actividad propia, sino ordenada por un superior (empresario) y percibe un salario por dicha actividad.

contrato de un falso autonomo

¿Cómo se crea la figura del falso autónomo?

Como describíamos anteriormente, muchas empresas generan contratos mercantiles a trabajadores incurriendo en un fraude de ley. No son dados de alta en el Régimen General a pesar de estar trabajando por cuenta ajena por la empresa que les contrata. Esto les supone un beneficio económico, ya que se ahorran impuestos al no pagar la cotización a la Seguridad Social.

¿Qué supone ser un falso autónomo?

Un falso autónomo tiene las mismas obligaciones que un trabajador por cuenta ajena (no elige sus horarios ni sus vacaciones) sumando que debe abonar su propia cotización a la Seguridad Social, cosa que un trabajador por cuenta ajena reconocido por un contrato laboral en regla y dado de alta en el Régimen General, no lo hace.

Además, ser un falso autónomo no tiene vacaciones retribuidas ni derecho a prestación por desempleo.

Resumiendo, un falso autónomo es un autónomo pero sin las ventajas (pocas) que supone serlo.

Sanciones a la empresa por falsos autónomos

Esta figura está penalizada en España, pero cada día aumenta el número de contratos mercantiles realizados a trabajadores que realmente realizan una actividad para otra organización.

Esta práctica está considerada grave y la sanción que suele imponerse está entre 300-3000€. Además, el empresario deberá dar de alta al falso autónomo en el Régimen General abonando las cotizaciones fraudulentas más un plus de recargo.