Skip to content

The Story Behind PopIt

El infarto, primera causa de muerte laboral

La salud laboral es una de las mayores preocupaciones tanto para empleados como para empresarios, ya que el estado de salud (anímico y físico) de los empleados repercute directamente en su propia productividad. Las empresas crecen cada año en aspectos de salud laboral, ofreciendo mejores condiciones, programas de bienestar e incluso flexibilización de horarios. Todo ello para evitar que los empleados caigan en depresiones, ansiedad y/o estrés provocado por una jornada laboral demasiado ajustada.

 

Accidentes laborales en 2016

Sin embargo, los datos vuelven a devolvernos a una realidad muy alejada de consideraciones y mejoras laborales. El año pasado (2016) se produjeron más de 1 millón de accidentes laborales. Esto puede deberse a múltiples factores: condiciones laborales peligrosas, sistemas de trabajo obsoletos, jornadas laborales demasiado extensas, etc. De este millón de accidentados, fallecieron 509. Una cifra que refleja que en España la salud laboral sigue siendo un gran problema para las empresas. 184 personas perdieron la vida a causa de un infarto o un derrame cerebral en 2016, representando más de un tercio de los fallecidos y alzándose como la primera de la causas de muerte laboral.

Las muertes por infarto o derrame cerebral se relacionan a problemas psicosociales como la ansiedad o el estrés. El estrés laboral sigue azotando a las empresas españolas a pesar de haber tomado conciencia de este problema desde hace algunos años.

No obstante, el premio al principal motivo de accidente laboral sigue perteneciendo a los sobreesfuerzos físicos. La Unión General de Trabajadores avisa del riesgo de accidentes laborales físicos pero también advierte de un crecimiento exponencial de los riesgos asociados a patologías psicosociales, como el estrés laboral, ansiedad, depresión e insomnio.

El estrés laboral, una patología cotidiana

Según los últimos datos extraídos de las encuestas, la mayoría de trabajadores admiten estar sometidos a mucho estrés relacionado con el alto volumen de trabajo y la inestabilidad de la situación laboral, que no permite cometer errores. La falta de oportunidades laborales hace que los empleados no se sientan del todo cómodos en sus lugares de trabajo, ya que cuentan con una preocupación acerca de su puesto que a su vez provoca ansiedad.

Esta tendencia del estrés laboral está respaldada por las investigaciones sobre seguridad y salud laboral que muestran que estas patologías son causa de un 50% de las jornadas de trabajo perdidas, un dato realmente preocupante.